Heroes sin luz. Los problemas visuales de nuestros próceres, por Omar López Mato

Valora este artículo
(0 votos)

Omar Lopez Mato, médico oftalmógolo, escritor y director del Instituto de la Visión, repasa a algunos de nuestros próceres y sus patologías oftalmológicas y abre la pregunta sin respuesta de si la historia y el presente hubieran sido distintos.

Argentina ostenta el curioso record de haber tenido tres directores de la Biblioteca Nacional que terminaron sus días ciegos.

José Mármol (1817 – 1871) quedó sin visión por cataratas que no pudieron ser operadas. El novelista viajó a Río en busca de un profesional que lo operara, pero desaconsejaron la cirugía y terminó sus días en las tinieblas.
Paul Groussac (1848 – 1929) viajó a Francia, su país de origen, y volvió ciego después de dos fallidas intervenciones de cataratas, circunstancia que si bien lo puso al borde del suicidio, le permitió dedicarse a completar la recolección de su obra con la ayuda de su hija.
Por ultimo, Jorge Luis Borges (1899 – 1986) accedió a ese puesto con una severa limitación visual. Nunca quedó del todo ciego. Pasó por una operación de cataratas, otra de desprendimiento de retina y por último la evolución de una miopía maligna. Aún así, a veces asistía al cine porque desde la primera fila, aprovechando su visión periférica, podía contemplar algunas imágenes de las películas que le interesaban.

Belgrano sufrió una inflamación del saco lagrimal (dacriocistitis) que fistulizó hacia la piel sin dejar mayores secuelas más que alguna que otra lagrima rebelde.

El general San Martín padeció cataratas en los últimos años de su vida, circunstancia que lo sumergió en un estado depresivo. Sin embargo, y a pesar de algunas afirmaciones contrarias, la muerte lo sorprendió antes de que pudiese ser operado.

El general Anacleto Medina (1788 – 1871), al que llamaban el indio, fue compañero de aventuras de Francisco Ramírez, el Supremo Entrerriano. Fue Medina quien se encargó de llegar a salvo a la Delfina después que Pancho la salvase de las hordas de Estanislao López. Medina terminó su larga vida ciego por cataratas. A pesar de esta limitación visual, el indio Medina, después de más de medio siglo de luchas y entreveros, una mañana de 1871 cerca de Colonia, en un paraje llamado Manantiales, subió a su pingo y con la lanza al ristre arremetió contra sus enemigos invisibles. Fue ultimado por ellos que jugaron con su cadáver con esa morbosidad lúdica de los paisanos.

Menos dramática fue la historia de Aristóbulo del Valle (1845 – 1896), el emblemático fundador del movimiento radical que padeció glaucoma y fue operado por uno de los fundadores de la oftalmología nacional, el Dr. Pedro Lagleyze. Aunque las técnicas de esa época no eran muy sofisticadas se puede decir que el resultado de la operación fue satisfactorio, aunque del Valle no vivió mucho más para disfrutar de su visión. Afectado por la diabetes y una insuficiencia cardíaca, falleció el 29 de enero de 1896. Poco después, su compañero de luchas Leandro N. Alem se suicidaba camino al Club del Progreso.

Por último, tuvimos un presidente que quedó ciego por diabetes obligándolo a renunciar a su puesto, aunque intentó por todos los medios prolongar su permanencia a cargo del Poder Ejecutivo. El Dr. Roberto M. Ortiz (1886 – 1942) fue atendido por el Prof. Argañaraz quien ante la gravedad del caso y las limitaciones técnicas de la época, convocó a uno de los más destacados cirujanos del mundo, el Dr. Ramón Castroviejo Briones (1904 – 1987), quien intervino al presidente argentino. Éste trató de reincorporarse a su trabajo pero la circunstancias lo superaron y fue remplazado por el Dr. Ramón Castillo (1873 – 1944). Falleció en julio de 1942, pocos días después de su renuncia. Castillo fue derrocado en 1943 y murió un año más tarde.

Solo como hipótesis contrafácticas, ¿qué hubiese sido del país si Aristóbulo del Valle o Leandro N. Alem hubiese sobrevivido para acceder a la Primera Magistratura o si Ortiz, de franca afinidad por el bando aliado, hubiese favorecido la participación de Argentina en el esfuerzo bélico de la Segunda Guerra Mundial?

Héroes sin luz y preguntas sin respuestas.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.